Hablar de política

ateneo politico

En Argentina, este año es un año de elecciones. Como cada cuatro años, la ciudadanía se cita en compromiso electoral para elegir a quien será Presidente de la Nación (además de otros cargos, variables según el distrito) durante los próximos cuatro años, a contar desde diciembre, mes en que el/la elegido/a asumirá.

 

Como siempre, en los meses previos a la elección, se da una intensa discusión en TV, en la radio, en diarios y revistas, en ateneos de partidos, etc. Tanto los involucrados en los partidos políticos, como los especialistas en temas de política nacional se enfrascan en un sinfín de discusiones, argumentaciones y diatribas acerca de quién es el mejor candidato, quién es el que mejor va a manejar la economía, además de algún tema de ocasión. Incluso, y en un acto novedoso, este año hubo dos debates presidenciales en Argentina, uno antes de cada vuelta electoral, en los cuales los candidatos debatieron (o intentaron debatir) sus propuestas en varias materias que marcan agenda en la gestión de un presidente.

 

En mi casa nunca se habló demasiado de política. Siempre, más bien, se tendió a dejar ese tema un poco de lado, como algo de lo que no se habla. Más todavía, siempre era un tema del que hablan los grandes, de esos de los que, si preguntábamos, lo más seguro es que nos dijeran de ir a jugar o, aprovechando la ocasión, pedirnos algo de la cocina o de la mesa (por alguna razón, siempre escuchábamos las conversaciones de los grandes en la mesa, porque en verdad, otro lugar para escucharlos hablar no había). A mí me empezó a interesar un poco al principio de mi adolescencia. Yo leía los diarios, habitualmente muy por arriba, pero en esa época empecé a ser más consciente de algunas cosas a las que, simplemente, les pasaba por arriba. Y me interesaba leer cómo le iba a ir al país, qué se decidía, qué medidas se tomaban, y demás. Por supuesto que no entendía nada, y era una edad muy corta para que siquiera pudiera entender algunas cosas de la política que, con el tiempo, fui entendiendo. Digamos, un inocente.

politica universidad

En mi primer año de universidad, un poco por la edad y la información a la que accedía y otro poco por estar en una universidad pública, donde el tema político siempre está, empecé a acceder a más información y debate sobre política. Por esos meses, tuve un pensamiento muy lúcido: Últimamente se está hablando mucho de política. No es un tema olvidado. Y es que se venían elecciones a fin de ese año, pero de todos modos me pareció muy bueno que se discutiera. Notaba que el tema no estaba sólo en los programas de análisis político, sino también en los diarios, ocupando un espacio mayor que el que ocupaba antes, en la conversación de la gente, en suma, en la calle. Es más: en el segundo año, tuve una profesora que, junto con un ayudante, pertenecían al Centro de Estudiantes de mi facultad y, varias veces, se ocupó de decirle a sus alumnos (es decir, a nosotros) que debían involucrarse en política, que más allá del estudio siempre es importante que uno esté informado de lo que pasa, al menos, si es que no quiere participar. Lógicamente, sin que afecte la capacidad de estudiar y aprobar materias.

 

Es sólo un ejemplo, pero a medida que pasó el tiempo noté cómo la discusión política se iba infiltrando, hasta llegar incluso al entorno en el que yo me manejo. Más que nada para las elecciones de este año, tuve muchas conversaciones sobre política con mis amigos y conocidos. E incluso con mi familia, la que, como decía al principio del artículo, no gustaba de tocar temas relacionados a la conducción del país. Hubo un proceso de acercamiento de la política a la sociedad, como si alguna barrera invisible se fuera difuminando hasta desaparecer.

 

Es bueno que la gente común, la que no está afiliada a partidos o no tiene ambiciones en el campo estatal, se interese por temas de política. Porque, como decía mi profesora de la universidad, siempre está bueno interesarnos por lo que pasa, aunque no tengamos posibilidad de modificarlo. Aunque sea para poder cubrirnos y no poder decir “Ah, pero yo no sabía que era así”. Más allá de eso, hay una razón más poderosa para interesarnos: nos afecta a todos. El país está conformado por toda la gente que vive en él y, cuando elegimos a nuestros representantes para llevarlo adelante, tenemos que mínimamente conocer qué proponen y cuáles serán las cosas que harán una vez que lleguen al poder. Porque son las cosas que modificarán, de una manera u otra, nuestras vidas.

Un presidente tiene cuatro años para gobernar. ¡Las cosas que se pueden hacer en cuatro años! Sin entrar en detalles de medidas específicas, lo que hagan los miembros del gobierno pueden afectar desde cómo trabajamos, hasta cómo compramos las cosas que necesitamos, cómo distribuimos nuestros momentos de ocio, en qué gastamos el dinero, si ahorramos, si gastamos…es más, si somos empresarios o tenemos algún negocio, es mucho más crítico. ¿Es bueno que no tengamos en cuenta todas esas consideraciones? urnaSaber de política hace que, a la hora de votar, podamos hacerlo más responsablemente y con más conocimientos en la cabeza para poder decidir, sobre una base sólida, qué boleta vamos a elegir en el cuarto oscuro. Digo esto y recuerdo un video que se popularizó durante las elecciones abiertas, en el que se mostraba a un hombre saliendo de votar, diciendo en voz alta que “había votado cualquier cosa” (restándole importancia al acto), cuando un hombre a caballo, seguramente representando a un prócer, lo derribaba y golpeaba, en represalia por lo que acababa de decir y hacer. El mensaje final del video, “hay gente que hizo mucho por este país”, invita a votar con responsabilidad. Y para ello es crucial tener conocimiento de lo que se propone.

SESION_SENADO_BLANQUEO_CAPITALES

Foto: Alejandro Pagni / PRENSA SENADO

También es buena la penetración de la política en la sociedad porque, en alguna gente, descubre su pasión por hacer algo, por tomar la iniciativa y sumarse a la masa de afiliados o, simplemente, militantes de los partidos. Nos podemos quejar de que las cosas andan mal, que todo está perdido y consignas similares, pero ¿qué ganamos con eso? Mejor que quejarse es ponerse en marcha y hacer actividades proactivas para cambiar lo que no nos gusta. Y, ya sea a nivel barrial, municipal o el que sea, está muy bueno que la gente se sume a ayudar a que las cosas salgan. Que haya conciencia de las cosas las hacemos nosotros y si no nos ponemos nosotros no las va a hacer nadie más. Eso es lo que hace falta, involucramiento de la gente. Y es algo que la política, incluso con sus vicios, genera.

 

Y, como conclusión, tomando el sentimiento de la gente que recela de involucrarse en la política, dejo un concepto: siempre es necesario que haya alguien. Si alguien cree que meterse es perder el tiempo, es bueno que sepa (no cuestiono su decisión de no meterse) que alguien siempre va a tener que hacer el esfuerzo. Siempre alguien va a tener que perder el tiempo con cuestiones políticas.

 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Fedra
    Nov 20, 2015 @ 19:56:26

    Hola!! La verdad es que últimamente me involucré en el tema de la política, aunque no soy militante de ningún partido. Honestamente, creo que tenemos un país muy bueno, con unas herramientas y recursos que son valiosos y no los tenemos que desperdiciar o dejar que nos lo quiten. Es cierto lo que decís: nuestro país es HERMOSO, aunque muchos refuten que estamos al borde de caernos y hacernos pedazos como una muñeca de porcelana cerca de un abismo. No niego que estamos cerca de caer, pero creo que tenemos que tomar la rienda de no dejarnos manejar por lo que digan los de arriba ni dejarnos influenciar, porque es lo que varios medios y poderosos tratan de hacer y es lo que me salta a la vista con varias propagandas que anduvieron dando vueltas por ahí. Ahora más que nunca, creo que la política se transformó un negocio donde entran en juego la avaricia, el poder y no los intereses del pueblo: ellos tratan al pueblo como los peones de un juego de ajedréz. Ganen o pierdan, me da la impresión que van a hacer como si nunca hubieran dicho nada y se alejarán. Aunque los candidatos actuales al balotaje están más comprometidos por la situación actual. Quién sabe… de lo que no dudo es que el 22 de Noviembre va a ser un día que va a marcar una diferencia en el país, digan lo que digan, gane el que gane.
    Gracias por tu entrada, me hizo reflexionar mucho 🙂

    Me gusta

    Responder

  2. Aylén
    Nov 20, 2015 @ 20:30:13

    ¡Hola Esteban! Muy buen post, estoy de acuerdo con todo lo que comentaste. Es impresionante como en estos últimos meses, la gente se abrió e incluso se involucró totalmente en la política, por más que no haya mucho interés o no les guste. Es que la política parece que ya no es más un tabú y que de repente forma parte de la vida de todos los argentinos. Porque la política, después de todo, es parte de nuestras vidas (por más que muchos no lo quieran admitir).
    Por mi parte, la política me apasiona. Desde siempre me gustó y ahora con dieciocho años me gusta más que nunca. Entrar a la universidad (como también te pasó a vos) hizo que conociera más el mundo real y la política; y como estudiante de ciencias sociales te puedo asegurar que es algo apasionante y de hecho, el año que viene de seguro voy a empezar a militar.
    Sin embargo, soy de las personas que creen que la política sirve para un bien social y colectivo y no individual. Siento que hay mucha gente que se involucra en este mundo con el fin de hacer mucho daño y tomar poder o beneficiarse económicamente. Pero sé que hay y de hecho conozco gente que es todo lo contrario y eso es lo que me da esperanza y ganas de meterme en este mundo para ayudar a la gente y tal vez, cambiar el mundo un poquito.
    Muy lindo tu post, seguí así 🙂

    Nos estamos leyendo!
    Aylu.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: